Blog

Artículos que te guiarán y ayudarán a mejorar el orden, productividad y rendimiento en tu día a día para cumplir tus objetivos.

Una navidad diferente

Este año me he propuesto celebrar las fiestas navideñas de manera diferente. Desde hace tiempo, ya no tienen nada de “espíritu” ni de “navideño” para mí. Y más ahora que mi filosofía de vida se ajusta a un estilo más austero y menos consumista. No quiero seguir unas pautas marcadas por la sociedad actual, ni formar parte de unas costumbres que ya no significan lo mismo para mí. Los excesos ya no van conmigo. Además, si siempre se hace lo mismo y de la misma manera es como dejar de ser creativos.

Así que este año, a diferencia de otros, he prescindido del árbol de navidad y de otros adornos navideños. Considero que ya veo mucho de lo mismo fuera de casa. He optado por pasar la nochebuena en una casa en el campo cerca de la naturaleza y hacerlo con quien de verdad me apetece. He pasado de compromisos sociales que no llevan a ningún lado. Y cómo fin de fiesta, he decidido incorporar la tradicional forma de celebrar la navidad en Islandia, que consiste en regalar libros y leerlos durante toda la noche.

Toda esta toma de decisiones no ha sido fácil. Sobre todo cuando la familia o amigos no están en la misma frecuencia en la que te encuentras tú. Cuando uno cambia, no significa que los demás lo hagan. Pueden animarse a probarlo, como es el caso de alguno, pero por lo general cada uno tiene su propio camino y sus tiempos. Que no nos acompañen no significa que no nos quieren. Lo importante es tener su apoyo.

No hay nada mejor para estos casos que respetar la vida de los demás, para que respeten la de uno mismo. No siempre funciona, sin embargo tendrás la conciencia tranquila de no tener la intención de dañar a nadie.

Cada firmemente en la libertad de elección, siempre que no dañemos a nadie.»

Yo he llegado a la conclusión de que cada uno debe vivir de acuerdo a lo que siente en cada momento. Escuchando lo que el corazón nos habla, que es nuestra auténtica brújula en época de tempestades. Agradar todo el tiempo, a parte de ser agotador, es ir en contra de nuestra voluntad. Es muy necesario saber decir NO. Decir `no´ cuando la ocasión lo requiera puede salvarnos de más de un aprieto. Y lo que es mas importante, no perdemos nuestro maravillo tiempo en planes o asuntos que nos apetecen lo más mínimo.

Durante estas fiestas los compromisos son bien variados. Cenas o comidas de empresa, reencuentros con amigos y visitas de familiares. Y el «porque toca» ya no me va. Es verdad que siempre hay que hacer algunas deferencias, pero ahora procuro hacer el menor esfuerzo posible. Si al final todos estamos haciendo lo que se supone que es socialmente correcto, ¿no nos estamos mintiendo de alguna manera?

Seguir la corriente sin más, sólo nos puede llevar a la equivocación absoluta. No hay nada más divertido que probar cosas nuevas. Experimentar nuevas sensaciones. Hoy en día disponemos de todo tipo de alternativas a lo «tradicional». Desde decoración temática con materiales reciclables a recetas de cocina veganas. Internet es una fuente de inspiración para crear la «navidad» que uno desee. Ya no hay excusa para no tener ideas o ser poco imaginativo. Los límites los pones tú. Lo principal es hacer lo que a uno realmente le apetezca.

Otra opción es guardar días de vacaciones y ahorrar un dinero para salir fuera de nuestro país. Cada vez son más las personas que celebran estas fiestas yéndose de viaje a países exóticos, donde disfrutan de un clima soleado y realizan actividades fuera de lo común. La oferta al respecto es bien variada y se puede ajustar al bolsillo de cada uno. Los que optan por esta elección son sobre todo los que quieren pasar una navidad sin recordar de que se trata de las fiestas más sentimentales del año. En algún momento, no descarto este plan navideño.

Para mí, este año es muy importante mantener un línea de coherencia con mi nuevo estilo de vida. Muchas veces no es fácil, porque estamos sumergido en la vorágine del consumismo colectivo y regalar pasa a ser un verbo obligatorio. Sin olvidar que someteremos a nuestro cuerpo a un duro y largo exposición a excesos. Lo que puede llegar resumirse en la siguiente ecuación: comprar + comer + beber = excesivos gastos (x KG).

A pesar de las resistencias, lo más importante es marcarse los límites a los que uno no está dispuesta a ceder. Establecer una estrategia que recoja nuestras intenciones y deseos. Lo que nos ayudará a crear la navidad que queremos celebrar. Mentalizarnos lo antes posible nos facilitará el camino para estar mejor preparados ante los posibles cambios de planes que puedan surgir en último momento.

Hagáis lo que hagáis, tengáis los planes que tengáis, deseo que lo celebréis como deseáis.  Os deseo de todo corazón  mucha felicidad, luz , paz y amor . Y como siempre os digo: “Sed felices que esto de vivir dura poco”.

Descarga mi Guía Gratuita

Los 8 beneficios clave del orden

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba